Puntillismo en blanco y negro: una propuesta original y artística

puntillismo blanco y negro

Las personas que ya se han iniciado en el arte de la pintura con puntillismo saben que se abre, ante ellas, un universo infinito de posibilidades. Desde las obras más tradicionales hasta las opciones más originales, todo es posible dentro de este amplio mundo que sirve tanto como entretenimiento como una posibilidad muy atractiva de hacer arte.

Dentro de todas estas posibilidades, destaca el puntillismo en blanco y negro. Llama la atención porque uno de los puntos más relevantes del uso el puntillismo es el estudio de los colores, y al trabajar en blanco y negro todo esto se elimina y hay que tirar de unos recursos mucho más arriesgados.

Podríamos decir que hacer dibujos de puntillismo en blanco y negro es una fase avanzada de este camino artístico que cada día más personas se animan a comenzar. Aunque también se puede llevar a la par con los primeros pasos en el puntillismo gracias a las distintas plantillas que te ofrecemos en nuestra web.

El puntillismo en blanco y negro: una propuesta

Ya has avanzado en el puntillismo básico, conoces el estudio de los colores primarios y tienes una importante colección tanto de rotuladores como de pinturas de todos ellos. ¿Por qué dejarlo todo y pasarse al blanco y negro?

La idea de hacer paisajes de puntillismo en blanco y negro o cualquier otro tipo de obra es que prescindir del color requiere que se haga un uso mayor de otros recursos. Así, lo que se logra es adquirir nuevas habilidades dentro de esta disciplina pictórica que luego, además, pueden revertir en los trabajos más tradicionales y llenos de color.

¿Pero qué recursos se pueden utilizar en un puntillismo en blanco y negro? ¿Cómo lograr resultados llamativos? Hay una serie de recursos que vamos a repasar y que podrás seguir en los primeros modelos gratuitos de nuestra web.

Intensidad del color

Sí, solo se dispone del negro, pero precisamente por ello hay que trabajar la intensidad del color. Los dibujos de puntillismo en blanco y negro pueden ser tan elaborados como los que están llenos de diversidad cromática. De hecho, hay retratos hiperrealistsa que se hacen bajo esta técnica y en blanco y negro.

Para ello, lo primero a lo que hay que prestar atención es a la intensidad del color. Quizá esto resulte algo más complejo con un rotulador, pero si se usa pintura o lápices es mucho más sencillo controlar qué cantidad de color se deja.

Así, se pueden lograr negros intensísimos, que se utilizan para definir el dibujo, delimitar figuras, etc. O apostar por opciones menos intensas, ideales para el relleno, las sombras, etc.

Esta será la principal herramienta con la que jugar. Y habrá que estar muy decididos y pensar bien en cada momento: aunque si un punto es menos intenso, se puede subir la presencia de color, lo contrario es bastante más complejo.

Por ello, volvemos a insistir en la importancia de planificar bien los dibujos de puntillismo en blanco y negro. Obviamente, con el uso de las plantillas esto es menos necesario, ya que la pauta te la va dando el molde, pero una vez que te lances a obras libres, sí será necesario que tú realices el estudio previo de la intensidad del color y delimites bien las distintas secciones en el lienzo.

Tamaño

Aunque el tamaño de los puntos es algo que se explota también en el puntillismo a todo color, cuando se trabaja en blanco y negro esta herramienta gana un peso mucho mayor.

Trabajar en el tamaño de los distintos puntos también contribuirá a generar las distintas texturas, límites, sombras y demás elementos del paisaje, el retrato o el patrón que se siga.

Es muy recomendable este entrenamiento a la hora de pasar al color, puesto que el tamaño es ideal para generar sensaciones de profundidad, cosa que será imprescindible tanto en los paisajes con puntillismo en blanco y negro como en los realizados a todo color.

Gracias a estos dos elementos, se pueden crear obras de puntillismo sin colores totalmente profesionales, con un grandísimo nivel de detalle y que se conviertan en el centro de las miradas precisamente por la dificultad extra que se suma al hecho de hacer una obra exclusivamente con puntos.

Imágenes de puntillismo en blanco y negro

Plantillas de puntillismo en blanco y negro

La revolución del puntillismo en blanco y negro: algunas ideas

Con lo analizado hasta el momento, podría parecer que el puntillismo en blanco y negro no solo es difícil, sino limitado y algo aburrido. Parece que se dispone de pocas herramientas para trabajar y esto puede resultar bastante limitante para los artistas que quieran probar en esta disciplina.

Nada más lejos de la realidad: lo cierto es que los dibujos de puntillismo en blanco y negro abren una nueva puerta al universo de la creatividad, la imaginación y el probar jugando.

Como siempre recomendamos: una vez que se ha entendido la técnica, se tienen los rudimentos básicos y se han hecho algunos de los modelos y plantillas que tenemos en la web para descarga gratuita, es el momento de dar una vuelta de tuerca a este arte y lanzarse por senderos más desconocidos.

Los límites están en tu imaginación, pero para ponértelo fácil, vamos a darte algunas pistas para comenzar a probar este nuevo reto que hemos puesto delante de tus manos. ¿Vamos a ello?

En negativo

Seguramente, a lo largo de todo este artículo en el que estamos hablando con detalle de los dibujos de puntillismo en blanco y negro has ido haciendo imágenes mentales en tu cabeza.

Apostamos a que, con toda seguridad, has pensado siempre en un papel blanco y un lápiz o cualquier otro material de este tipo que pinta en negro. ¿Correcto?

¡Pues ha llegado la hora de invertir los papeles, nunca mejor dicho! Porque lo que vamos a recomendarte es trabajar en negativo. Es decir, instrumentos de pintura blancos sobre una cartulina, papel o lienzo en negro.

Desde luego, se trata de una propuesta original, pero no solo eso: contar con el fondo negro permite trabajar otro tipo de sensaciones. Las obras resultantes son más enigmáticas, evocan las noches estrelladas, la luna, los eclipses… y justo por eso permite generar proyectos de puntillismo en negro y blanco totalmente novedosos y poco vistos.

¿Y si mezclamos?

¿Y si mezclamos los colores del fondo? Puedes preparar un lienzo mitad blanco y mitad negro y generar un proyecto pictórico mucho más llamativo todavía combinando los puntos justo del color contrario al del fondo.

Hay que tomárselo como un juego y hacer pruebas y pruebas hasta dar con un diseño y una distribución de fondos y colores que quede equilibrada, limpia y atractiva.

Reconocemos que es una opción que no funciona en todos los casos, pero hay verdaderos artistas haciendo maravillas con este formato, lo que demuestra que con un poco de paciencia, trabajo y talento se puede lograr.

No hay color... pero sí...

El puntillismo en blanco y negro, como es obvio, exige que se trabaje sin ningún color más, pero eso no quiere decir que no haya otras herramientas para sacarle un mayor partido, agregar texturas y mejorar resultados a las obras.

Si se trabaja con lápiz o carboncillo, se puede incluir el uso de un difumino para estilizar todavía más el trabajo con las sombras. Esto permite que los cuadros ganen en realismo y que las limitaciones impuestas por la reducción cromática se salven, de alguna manera, de este modo.

Este es un recurso muy utilizado, porque como no hay trazo ni color, sino que simplemente se sacan sombras del material ya puesto sobre el papel, no se considera que sea una técnica mixta, sino que sigue siendo puntillismo puro y duro. Con sombras, eso sí.

Una nota de color

Pero el arte está para transgredir y saltarse las reglas. Siempre que se haga con sentido, gusto y sensibilidad, el resultado será impresionante. Por eso también te animamos a pensar dónde poner la única nota de color de tu diseño de puntillismo en blanco y negro.

Pondremos un ejemplo: imaginemos un retrato a puntillismo en blanco y negro de la famosísima Marilyn Monroe. La actriz destaca en el imaginario popular por ir casi siempre maquillada con unos intensísimos labios color rojo.

Dentro de un retrato ‘pop’ de Marilyn, imitando incluso la obra de Warhol, es interesante permitirse la transgresión de pintar únicamente los labios con puntos rojos. Esto dará una nota de calidad, intención y mensaje a la pintura.

Igual que hemos hecho en este ejemplo con Marilyn se puede trasladar la técnica de la única nota de color a casi todos los diseños. Ofrece un toque desenfadado, pop, contemporáneo y atrevido que cambiará por completo la sensación al contemplar la obra de arte.

Estos son nuestros principales consejos para hacer una buena obra de puntillismo en blanco y negro y seguir explorando las posibilidades de este arte tan entretenido, llamativo y divertido con el que cada día más personas pasan su tiempo libre. Recomendamos probar, mezclar trabajos de distintas técnicas y, sobre todo, disfrutar del proceso.